Close

De la medicina que sana y salva:

una experiencia personal

  Una vez llegué a una consulta médica. El doctor se puso de pie para saludarme y de inmediato salió de detrás de su escritorio para sentarse a mi lado. ¿Puedo sentarme aquí? Claro. ¿Me das permiso de tocarte la espalda? Claro, doctor. Entonces, en silencio, comenzó a hacerme cariño en la espalda con sus manos. Unos minutos que se me hicieron eternos. No entendía…

Read More