Close

La venganza de las dulces carnes

por Julia Ardón

Cuando -desde la misoginia que empequeñece a algunos- se pretende descalificar a una mujer por ser gorda (como si la cualidad del “grosor” de nuestra cintura nos definiera como deseables o valiosas) …a una solo le queda la venganza de levantar la frente, sacar a asolear los pechos y menear la cola de sirena. ¡Oh babosadas! Ya sabemos que hay tritones preciosos que saben gozar…

Read More