Close

Para héroes colores

Por David Ullóa Chacón

 

Desde que me confesé a mí mismo que era homosexual, desde aquella noche de junio cuando por primera vez besé los labios de otro hombre y fue la vida, desde que lo que soy, lo que amo y lo que me gusta ya no me arruga el estómago, desde esos días oscuros que ahora son brillo, desde eso tantos héroes he conocido.

Mi madre,
que me dijo te amo mi hijo, antes y ahora igual
mi madre que es todas las madres que abrazan a su hijo gay y a su hija lesbiana,
que nos aman.

Mi mejor amigo,
que abrazó a mi novio y lo trató como a otro hermano,
mi mejor amigo que es todos los amigos que nos defienden a capa y espada,
que nos entienden sin entender.

Mi amante,
que besa mi cuerpo como si fuera un tesoro,
mi amante que es todos los amantes que transforman lo inmoral en natural,
que perdieron el miedo que nos metieron.

Mi maestra,
que me enseñó que ellos, los crueles, también están asustados,
mi maestra que es todas las maestras que secan las lágrimas del excluido y maltratado,
que es maestra y amiga.

Mi amigo que no marcha,
que tiene miedo de herir y herirse,
mi amigo que no marcha que es todos los que no pueden y se queman por gritar y bailar y gozar lo que son,
que son cárcel y algún día libertad.

Mi enemigo,
que me ataca, me denigra, me compadece y me crucifica,
mi enemigo que son todos los enemigos que se empeñan en luchar una batalla que ya perdieron,
que no son enemigos sino motor.

De ellos también es este orgullo, de los héroes del día a día, del silencio, de lo cotidiano, de los que caminan con nosotros no solo hoy sino todos los días. De los que aman nuestros colores, incluso nuestro negro. Gracias héroes, seguimos caminando.

About the Author

Julia Ardón