Close

El Día de la Mujer de Stephanie

haciendo la diferencia

“Esta fue mi manera de celebrar mi día de la Mujer. Levantando la voz (literal) y haciendo la diferencia.

Hoy tuve la oportunidad de hacer mi primera denuncia de acoso callejero (Acá dice como hacerlo)

Mientras caminaba por la avenida central un vendedor ambulante me dijo “Ricos Labios” a lo que yo, harta del calor, cansancio y acoso de todo el día me devolví a gritarle (para que les voy a mentir? Sí le grité) Le dije que no deseaba piropos que no me interesaba la opinión de él y que el tenía problemas mentales por lo que hacía. Con el alboroto que hice, los demás vendedores ambulante se unieron en el bochinche y armaron un demadre aún mayor! Todos me gritaban cosas y yo les devolvía otras! Mientras caminaba con el corazón en la mano de la cólera que tenía, busqué a un policía para que me ayudara a obtener los datos del mae y así poder ir a tribunal por la falta que realizó.

Cuando llegué con los policías los vendedores se escondieron mientras otros veían de manera preocupada e insistente que le pasaba a su amigo. La gente se quedaba viendo mientras el decía: ” No le dije nada vulgar, solo que dije ¡qué lindos labios!” YO FURIOSA gritaba: “No entiende! Que no quiero escuchar nada! No quiero escuchar su opinión de mi apariencia” Los policías se llevaron al muchacho para identificarlo ya que este no andaba el pasaporte.

Cuando se lo llevaron en la patrulla, yo caminaba triunfante veía como los vendedores callejeros me veían con odio, temor y confusión entonces me les acerqué y les dije: “No lo denuncié por la ventas ambulantes, fue por acoso callejero”. Los que me conocen sabrán no me pueden hacer una pregunta porque hablo demasiadooo. Y los vendedores me dijeron: “Qué le dijo?” Y eso bastó para quedarme dos horas hablando con múltiples vendedores ambulantes que me preguntaban mil y una cosas. Me decían: “pero entonces? A usted no le gustan los piropos? No le gustan que le digan bonita?, Pero entonces que le gusta que le digan? Pero usted sabe que usted es bien bonita? Pero, pero, pero!” Mientras yo les explicaba que a algunas mujeres no nos gusta los “halagos”, que cuando un extraño nos dicen “rica” es una ofensa. Les explicaba toda la dinámica de acoso callejero, nos reímos y chingamos, todos hicieron un círculo a mi alrededor, los vendedores se turnaban para vender mientras los demás me escuchaban con los ojos así bien pelados, calladitos y con su mercancía en las manos.

Y cuando dije que era ilustradora erótica comenzaron a preguntarme cosas de sexualidad: “Usted es una nerd? verdad?” “Usted sabe mucho, le puedo preguntar algo” “Pero entonces el sida como se pega? Es cierto que si me soplan el pene me muero? Pero el sexo rudo es una violación? El sexo por el cul* es normal verdad?” Esas y otras decenas de preguntas me hicieron, nos hicimos amigos, eramos personas normales hablando de la vida, ellos tenían preguntas y yo se las podía responder. No había clases sociales, no habían diferencias, no había nada, solo personas discutiendo y tratando de entender al otro. Solo había una mujer en plena acción social. Al final nos tomamos una foto y les dije que eramos amigos que no iba a ir a la corte con el acosador amigo de ellos pero que entendieran que esos comportamientos no eran normales y las mujeres (no todas) queríamos escuchar eso. (Porque conozco muchas que sí aman los “piropos” de cualquier tipo. NO se puede generalizar, el mal no tiene una cara y definitivamente como siempre digo no es la cara de los hombres.)

A uno le meten tanto miedo de los vendedores callejeros, y hoy sentí que estaba haciendo lo que siempre me dicen que hago: Activismo. Para qué nos vamos a ir a hablar un montón de viejas de acoso callejero? Quién se educa ahí? Quién se educa con una marcha? (no digo que esté mal o que no las apoye) Quién se educa con un panfleto? Tal vez mucha gente lo haga pero hay mucha, muchísima que queda por fuera. Por eso el trabajo de cambiar la sociedad no es solo por facebook también es en la calle.

Hoy me sentí taaan completa, tan feliz, tan realizada, sentí lo que siento cuando dibujo! Sentí que eso es lo que tengo que hacer.

Cómo se supone que los hombres sepan que acosar no está bien si alguien no se sienta con ellos y les explica que eso está mal? Ellos ven que todos lo hacen y sienten que es la manera correcta de tratar a las mujeres, algunos no lo hacen por humillar ni denigrar y aunque parezca difícil creerlo algunos lo hacen porque piensan que eso nos hace feliz y nos alegra el día (Eso me lo enseñó mi buen director de tesis)

Cómo sabemos que robar está mal? Porque desde muy pequeños se sentaron con nosotros y nos enseñaron que eso estaba mal. A ellos claramente les enseñaron otras cosas. Es nuestro deber educar a la sociedad, no solo exigir igualdad y respeto sino enseñar que es eso.

PS: Ahora ellos dicen que son mis amigos y que cualquier vara ellos me “apadrinan”.

Stephanie Chaves

About the Author

Julia Ardón