Close

El arcángel

por Nidia Molina Sibaja

José levantó la cabeza y se acercó a la esquina de la barra.  Su mujer bailaba suavecito, pegada al extraño.  Las luces parpadeaban presagiando la lluvia, de pronto verdes, de pronto rojas.   José se sirvió un trago.

Antonia empezó a meterle la mano al extraño en el costado.  Sintió su esqueleto tembloroso y se imaginó la carne reventándole los huesos, deshaciéndose en su cama.  Su mano siguió autómata hasta el  filo de las nalgas.  No tenía calzoncillos.  Ella subió la mirada hasta encontrar esa cara de arcángel de rizos negros y a medio pecar que bailaba asustado.

José se convenció.  Definitivamente el tipo era nuevo en el barrio.

El arcángel seguía moviéndose, bolero ajeno a todo.  No vio la cucaracha que danzaba perdida en el oleaje de la barra.  No vio a José perdiendo la calma.  Tampoco se percató que Antonia, incontrolable, caía en éxtasis muerta de amor en sus brazos.

 

 

Ilustración: Enrique Grau

En el año 2000 en Costa Rica, con este  texto  el cineasta Víctor Vega hizo un cortometraje que se puede ver AQUI

About the Author

Julia Ardón