Close

Una niña es una niña es una niña

Una niña no es una muñeca, tampoco una princesa.

Para mi las niñas no son ni princesas ni muñecas, son niñas.
La palabra niña es muy hermosa.
 
“Mi niña hermosa” es por ejemplo, una preciosa forma de referirnos a ellas. También tienen nombres preciosos que cada familia les escogió. Otra opción es llamarlas por su nombre y referirse a las muchas cualidades que tienen: son aventureras, creativas, inteligentes, amables, sensibles, valientes, curiosas, ocurrentes, solidarias, juguetonas, simpáticas…adjetivos bonitos sobran. ¿Por qué no referirse a ellos para apoyarles en el desarrollo de su personalidad, fortalecerles sus capacidades?
 
¿Por qué insistir tanto en decirles princesas y muñecas? ¿Decirles algo que no son?
¿Se dan cuenta lo que significan esas palabras? ¿La carga que tienen?
 
Perdón por metiche, pero no me aguanto.
 
De Princesas o muñecas se pueden vestir si ellas lo desean ( ojo, ellas, no su mamá o su papá) para una obra de teatro, en un baile de disfraces, en halloween, en una fiesta especial, para jugar, pero eso no las convierte en princesas ni muñecas. Será un disfráz, como disfrazarse de flor, de bruja, de vaca o de coneja.
 
Felicidades a todas las niñas y niños que hoy vuelven a las aulas a estudiar. Las aulas donde no hay monarquía y todas y todos son iguales y piensan y hablan y ríen y sufren como lo hacen los seres humanos vivos, cosa maravillosa y que tenemos el deber de festejar.

About the Author

Julia Ardón