Close

Sermones para quienes se enferman

"Deberías haberte cuidado más"

 

“Deberías haberte cuidado más”, por favor, no le digan nunca, nunca eso a alguien enfermo. Es muy violento, hiriente y ofensivo.

Las enfermedades  se incuban a lo largo de toda nuestra historia y no solamente la propia desde que nacimos, sino la familiar, la de quienes nos antecedieron..no en dos meses, ni tres, ni un año…

Nuestra propia capacidad para asimilar emociones y sentimientos personales es determinante para el desarrollo de tumores, por ejemplo…es claro, pero no olvidemos que no somos tampoco islas separadas y que el dolor ajeno o colectivo también nos duele, nos conduele y nos afecta, y que el dolor ambiental, el de la tierra, también nos hace daño, la contaminación, la toxicidad, y que hay muchas cosas que inciden para que de pronto nos sintamos mal, incluso sin saber por qué.

Una gran tragedia por ejemplo, llena el ambiente de pesadumbre, desencanto o miedo alrededor de naciones, comunidades enteras, familias. La energía dolorosa que respiramos, si somos sensibles, también nos va a afectar de manera distinta a cada uno y a cada una, y eso no es fácilmente controlable, porque muchas veces es sutil, no tan claro.

Por ello nunca me atrevería a colocarle a nadie que se enferme TODA la responsabilidad de su enfermedad. En todo caso, todas y todos tenemos algo de enfermedad.

Todas las personas tenemos algo que antendernos. No somos unas más “enfermas” que otras, aunque la medicina nos diagnostique de depresivos, hipertensos, diabéticos o con cáncer,  porque a veces lo que no se nos manifiesta en el cuerpo se manifiesta también en conductas, en emociones que hacen daño a otros, hay enfermedades sociopáticas también, la falta de compasión es una muy común, el egoísmo otra, el andarle buscando al otro o a la otra lo más feo, lo más débil o lo más malo para intentar no vernos nuestros defectos, esa también es una grave enfermedad.

Las enfermedades no nos las produce nadie tampoco. Nadie tiene el poder de enfermarte, por más daño que intente hacerte.  Nadie tiene la culpa de que te enfermés. La enfermedad tiene su causa en todo mezclado, en qué porcentaje no sé: condicionamiento genético, entorno ambiental, hábitos de vida y la manera en que se enfrentan los grandes dolores  o complicaciones de la vida: a veces sin entenderlos, a veces sin herramientas, y muchas veces en mucha soledad y silencio.  Tampoco este tipo de cosas se “arreglan” en un día. Es difìcil encontrar las causas de las enfermedades  en el pasado inmediato, ellas duran gestándose, desarrollándose y bueno, un día se manifiestan, incluso cuando olvidaste las cosas que viviste que podrían haberlas alimentado.

Para mi la enfermedad es un camino que te enseña cosas, y te toca pasarla aceptándola, no preguntándote ¿ por qué a mi? sino más bien ¿por qué no?

Lo raro es no enfermarse.
Las personas verdadera y totalmente sanas son muy pocas.
No dudo que existan, pero son muy pocas.

About the Author

Julia Ardón