Close

Madre Nuestra

 

Madre Nuestra que estás en la Tierra
Madre Nuestra Que Lloras y Vives y Cantas
Y Estas en La Tierra
Venga a Nosotros El Fuego de Tu Risa
El Agua de Tu Vientre
Venga a Nosotros El Paraíso Perdido.
Santificado Sean Tus Pechos Nutricios
Las Manos Hambrientas que Los Buscan
Los Ojos amados Que Los Desean
Santificada esa Boca.
Santos sus Labios y la Lengua que la habita
Santas sus Manos Otra Vez
Santas
Santas
Santas las lágrimas de sus Pies.
Hágase Tu Voluntad
Tanto En el Suelo como en el Cielo.
Que Los Pájaros Despierten
y Sea Alboroto de Canciones
Cuando él por mi Lado Pase.
Y Que Se Llene de Mar el Tiempo
Que Traiga Mareas, Remolinos,
Dulzura de Algas,
Paz
Cuando Se Me Detenga Dormido En El Centro Del Pecho
y Cada Vello Bello Me Arañe La Espalda
Hágase Tu Voluntad
Señora De Todas Las Lluvias y Los Soles
Amante de Los Planetas y Los Astros
Sacerdotisa de Los Desvalidos y Las Solas
Luna Creciente y Despierta
Señora Maga
Danos Hoy Nuestro Pan de Cada Día
Cada Bocado Un Beso
Cada Beso Alimento
Cada Gana Una Risa
Cada Risa El Corazón Más Grande
Perdona Nuestros Apuros
Los Desaires, Los Silencios
Perdónanos El Despecho, El Rechazo
La Cordura,
Perdónanos El Miedo, La Cautela,
Perdónanos La Espera
Así como Nosotros nos podemos Perdonar
Con el Abrazo
Danos Un Beso, Señora, y Otro y Otro
Para que No Nos falten Humedades
Ni Risa Ni Desorden Amanecido.
Permítenos Fluir con la Tentación
Abandonarnos a Ella Sin Miedo
Ser HOY sin ningún mañana
Eternizarnos
Soltarnos
Líbranos, Madre,
del Paso No Articulado
La Palabra No desplegada
La Arreada Bandera
El Estornudo Sostenido,
El Beso Apagado.
Amanos Señora
Amanos Hada
Amanos Sirena
Amanos Madre
Santa María
Madre Bendita
Ruega por Nosotros
Adivínanos Sin Culpas
para Poder Amarnos
Como Lo Merecemos
y Necesitamos
Ahora y en la Hora
De Nuestra Vida.

Amén

About the Author

Julia Ardón