Close

Hay que cuidar los helados de coco de palito.

Anoche volví a soñar con él.

 

Son décadas, años y años de soñar a menudo con él.
En los sueños a veces me rechaza, como lo ha hecho en la vida.
A veces yo lo rechazo, como ha sucedido también.
A veces nos amamos tan pero tan bonito, como ha sucedido en la vida, A veces nos enojamos, peleamos, nos maltratamos, como ha sucedido en la vida.
Y no lo veo más en sueños por tiempales, como ha sucedido en la vida y me vuelve a salir de pronto y todo es de nuevo como al principio y las risillas y el amor permanente, como ha sucedido en la vida.
Y la vida paralela de los sueños copia a la vida, pero en más bonita porque duele menos, pero también lo bonito dura menos. Los colores son más dorados, las cosas más contrastaditas, bajo el filtro de la distancia y de la posibilidad de que lo malo se diluya y lo bueno siga permaneciendo.
Es raro. Anoche volví a soñar con él, como día por medio, como casi todos los días desde hace días.
Y fue precioso.
Teníamos la responsabilidad de cuidar una bolsa de helados de coco de palito, e íbamos por las calles de su pueblo, no el mío, contentos y confiados, de la mano, con la bolsa de helados de coco de palito en el medio. Agarrándonos fuertemente con la misma gran bolsa entre las manos. Un poco enmielados, como ha sucedido en la vida. Veo claramente sus dedos, la fuerza de su mano que siempre me ha fascinado, y no en sueños, sino en la vida. Me enternezco, me enamoro, como ha sucedido en la vida y él me responde y me acepta y se enternece y se enamora de mi, como ha sucedido en la vida. Sus manos y las mías de nuevo. Y de nuevo siento ganas de llamarlo y contarle para reírnos de nuevo como en la vida lo hemos hecho de tantas cosas que nos han pasado y no me atrevo porque me da miedo , porque me da miedo que no quiera hablar conmigo, que yo le parezca necia, tonta e insistente como ha sucedido en la vida y entonces se nos derritan los helados y ya no haya ni siquiera bolsa de helados que cuidar ni siquiera en sueños y solo quede el reguero y él de nuevo siga su camino y yo el mío, cada quien por su lado, como hemos hecho en la vida. Y la vida solo es sueño y los sueños sueños son o el sueño solo es sueño y la vida vida es y ya no sé qué es verdad y qué es mentira y cuál misterioso misterio ata cabos, suma cosas, inventa historias y arma novelas sin que le demos permiso, como todo en la vida.

About the Author

Julia Ardón