Close

Del Padre Nuestro al Madre-Padre Nuestr@ para llegar al fin al Gran Amor Nuestro

 

Todo el mundo sabe que yo no soy religiosa ni católica, pero tampoco vivo peleándome con la cultura cristiana y católica de la que soy parte en las enseñanzas que considero valiosas e incluso hermosas de esa fe.
Una de ellas, para mi, son algunas oraciones, dentro de las que destaco el Padre Nuestro, que me encanta.
Una vez en mi vida, buscando mi propia idea de Dios, porque creyente si soy, me encontré con que podía imaginarme esa poderosa energía que todo lo une como un gran Amor Universal.


Entonces todo cobró significado.


Ya había pasado por la figura compleja de Madre-Padre Nuestr@, pero la idea del ser de dos cabezas y dos sexos se me hacía demasiado bizarra. No pude con ella. Tampoco la Madre sola. La energía masculina es necesaria. Parte de…

Por eso al fin lo de Amor Universal si encontré que resonaba conmigo.
Y me pasa que cada vez que escucho el Padre Nuestro cierro los ojos y lo repito con respeto, mucho respeto, y mucha devoción convirtiendo esa palabra “Padre” en “Gran Amor”.

Me encanta de esta oración lo que dice, me parece medular y fundamental y siento que si asimiláramos su mensaje con verdadera profundidad nos evitaríamos muchos de los problemas personales y colectivos que a diario vivimos.

Amor Nuestro que estás en el cielo
santificado sea tu nombre
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotr@s perdonamos
a quienes nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.

Amén.

¿Han visto algo más hermoso?

Las cosas pueden tener simbolismos y significancias (¿existe la palabra?) distintas según lo que de ellas queramos entender y sentir.

Cuando yo le quité a la figura de “Dios” la de señor patriarcal, vengador y regañón blanco de pelo blanco,se me abrió un espacio brillante que pude llenar con el más tierno, amoroso y compasivo amor que pude imaginar. A partir de ahí todo fue más fácil. Todo se tiñó del color dulce del cuarzo rosado. Ese que tengo a la par de mi cama para que nada me falte ni nada me espante y siempre siempre pueda librarme de las malas tentaciones, pueda perdonar a quienes me ofenden y me perdonen a mi las personas que se hayan sentido ofendidas por mi, tenga pan y agua todo el mundo  y Amén.

About the Author

Julia Ardón