Close

Cuando estamos despiertas, no podemos cerrar más los ojos. ( ni la boca)

Comitiva presidencial costarricense visita al Papa Francisco

Me cae bien el Papa Francisco como ser humano. Sigo sin aceptar el monumental poder del Vaticano como algo normal. Sigo sin entender por qué frente a él las mujeres adultas que no pertenecen a las monarquías católicas se tienen que vestir de negro, taparse sus naturales formas y cubrirse el pelo. Sigo sin entender esa halo de “divinidad” que rodea al personaje. Angelica_Rivera_rompe_el_protocolo_con_su_vestimenta-el_papa_en_mexico_MILIMA20160212_0500_3
A mi es que todo ese mundo de los simbolismos me interesa sobremanera.
Y es que mientras nos molestan a veces los que se autodenominan o proponen como “gurús” espirituales si vienen de otras culturas, con el Papa, por más no creyentes, ateos o no religiosas que seamos, seguimos actuando como si fuera alguien fuera de este mundo.
¿Su mérito?
Ser seleccionado por un grupo de señores que también se creen especiales, distintos a nosotros, y mucho, por mucho, más distintos a nosotras.
Se vislumbran cambios en la Iglesia Católica. Ojalá. Pequeñitos. Peor es nada. Mientras tanto repetimos como normales costumbres que vienen de cientos de años atrás.
No. No me cae mal el Papa Francisco. Siento que a su manera, y bajo esos parámetros, está cumpliendo un buen papel. Uno decoroso. Claro, yo desearía más. Soy angurrienta.
Me alegra que la comitiva Angelica_Rivera_rompe_el_protocolo_con_su_vestimenta-el_papa_en_mexico_MILIMA20160212_0499_3presidencial costarricense lo haya ido a saludar hoy, me imagino que la conversación fue muy interesante y gratificante,  me parecen lindos y significativos los regalos que le llevan y todo,  pero si yo fuera en ese grupo iría vestida de otro color y sin nada en la cabeza. ¿Por rebeldía? Sí. Y con causa. La causa de tantas mujeres maltratadas, ofendidas, ninguneadas y despreciadas por la institución que hoy dirige don Jorge Bergoglio y a las que no se les han ofrecido ni siquiera disculpas de palabra, mucho menos con hechos contundentes que les den en la institución espacio como seres humanos al lado de los hombres.Angelica_Rivera_rompe_el_protocolo_con_su_vestimenta-el_papa_en_mexico_MILIMA20160212_0497_3
 
Cada vez que reproducimos un comportamiento, porque es lo que dice el protocolo, o porque es “lo normal”, o “lo que se debe hacer”, sin considerar que tenemos una responsabilidad con la otra parte de la realidad que se oculta, estamos negándonos al apasionante desafío de la transformación. Nos plegamos sumisas ante la complacencia. Nos convertimos en perpetuadoras de lo que está equivocado, anticuado, mal.

Las normas de vestimenta para mujeres  adultas durante las audiencias papales:

Mujeres pertenecientes a las monarquías católicas con altos cargos : de blanco y con el pelo descubierto.

Todas las demás: de negro, sin escote, largo de falda más abajo de la rodilla, cabeza cubierta, joyas discretas, tacones no muy altos, brazos cubiertos.

 

 

13315400_1086890474722233_5846146088487820046_n
 

 

About the Author

Julia Ardón