Close

La imagen del Presidente

¿ es solamente responsabilidad suya?

No.

Por supuesto que no.

 

No es solamente responsabilidad de él, porque él no es un caudillo ni un dictador ni un ente aislado y solo. Tampoco es un rey al que no se puede contradecir. Es una persona que representa un proyecto político. Por eso la imagen que dé es una responsabilidad colectiva: de su gente de comunicación, de su gente de protocolo, de sus asesores y allegados más inmediatos, de su despacho, de un colectivo del que él también es parte, de un equipo. Pero si ese colectivo o equipo no está aceitado como tal, no tiene unidad y claridad en el proyecto político en el que se está, si cada quien anda por su lado, si no hay liderazgos que convenzan y atiendan todos los detalles, que sepan delegar, que coloquen en otros miembros del grupo responsabilidades y llamen a rendir cuentas…si no se trabaja en grupo, ocurren estas cosas tan negativas como la foto de ayer con los diputados evangélicos.


Es obvio que el Presidente no es diestro en comunicación, peca de exceso de amabilidad, a menudo se le olvida que él no es solamente una persona, sino un símbolo, y por eso debe haber cerca de él alguien que se lo recuerde. Si eso ocurriera, él “haría caso”, me consta que es una persona inteligente que sabe escuchar y confía. Pero no. Se le trata a veces con una incondicionalidad que raya en la irresponsabilidad.

El mismo me lo dijo una vez, se siente incómodo cuando la gente alrededor suyo se comporta como mayordomo o séquito de vasallos. Si a él se le ocurre hacer algo que a todas luces es equivocado, él agradece se le diga, pero son muy pocas las personas de su entorno que se atreven a contradecirlo, ¿por qué? porque tienen una idea de lo que son los pasillos del poder jerárquica, anquilosada y anticuada. Y  así ocurren estos resbalones, verdaderas cáscaras de banano innecesarias para su gestión.


Da mucha lástima ver esa foto justo el día después de que la Sala IV cede ante los sectores más conservadores, los que tienen secuestrado por componendas políticas, algunos de los avances que requiere este país, y por los que votamos mucha gente.


A mi no me importa que esos señores recen por el presidente, ni que lo rodeen ni nada, me parecería poco amable decirles que no. A mi misma una vez que estuve acompañando a mi abuelo en el Hospital Blanco Cervantes llegó una gente que me hizo lo mismo. No me negué.  Pero yo no era Presidenta de la República. Es la diferencia. Que se tomara la foto, es imperdonable, producto de una gran irresponsabilidad y le hace mucho daño al proyecto político que representa Luis Guillermo Solís en este momento.

Una vez le dije a una gente: “por favor, cuidemos a Luis Guillermo, él lo merece”. Por esa razón fui llamada a una especie de tribunal militar en un cuartillo de “regañados”. Pero maes ( si majes!) , hoy lo repito y a esas mismas personas: ¡por favor, cuidemos a Luis Guillermo! , él lo merece, ¡en qué carajos están!!!!?

About the Author

Julia Ardón