Close

El embrollo político nacional

Costa Rica 2015

Salgamos de ilusiones en un sentido y en otro. Es en la Asamblea Legislativa donde mejor se expresa la posición política nacional. El tamaño de las fracciones legislativas habla mucho más de qué espera la gente del gobierno que la cantidad de votos que se le dieron a Luis Guillermo Solís y sus vicepresidentes. Eso es lo que hay y con eso hay que lidiar.

Quienes siguen intentando insultar o asustar diciendo “comunistas” o “chavistas” al grupo del Frente Amplio, prepárense…esa campaña no funcionó. El Frente Amplio pasó de 1 a 9 diputados. Con todo y esa campaña de miedo creció exponencialmente. Habrá que ver si eso se sostiene.
El PAC sigue más o menos estancado. Quedó muy parecido a la vez pasada. No se hagan ilusiones: gente PAC y pónganse las pilas porque el papelón de partido en constante pleito interno y división múltiple ya cansa.
El PLN aún se sostiene, perdió mucha fuerza pero se sostiene e incide, igual sigue en un pleito interno tremendo. El PUSC resucitó. El ML es una fuerza digna de tomar en cuenta y ni qué se diga de los diputados evangélicos..tienen su caudal político y por eso salieron electos. No se pueden menospreciar.

Eso es lo que hay y eso es hoy Costa Rica. No es tal el cuento de los 1.3 millones que votaron por “cambio”. Lo que más sumó para votar por Luis Guillermo fue el sentimiento generalizado de que había que acabar con la corrupción ( cosa en la que se ha avanzado mucho), la decencia y cualidades humanas mostrada por Luis Guillermo en campaña,  el miedo tremendo “al comunismo” del FA, y el pésimo desempeño electoral de los candidatos Guevara y Araya. Piza no logró sumar más porque llegó tarde a la contienda y no contaba con el apoyo de Calderón Fournier, que todavía pesa en los sectores autodenominados social-cristianos.

No me gusta separar las fuerzas políticas en “izquierda” y “derecha” ( siento que la clasificación está obsoleta a estas alturas de la historia) , pero me sirve para simplificar lo que quiero decir. hoy de modo sencillo.  Gente de derecha, por favor, acepten que perdieron fuerza y que en Costa Rica cada vez hay más gente de izquierda. Gente de izquierda, acepten que este gobierno no va a hacer las transformaciones que ustedes pretenden, porque no es un gobierno de izquierda ni tiene la fuerza para hacerlo.

A la derecha: no tenga miedo. No va a haber revolución socialista ni chavista en Costa Rica. Relax. Lo más revolucionario hoy día es recuperar algo del estado de bienestar que teníamos en los años 70 y 80, retomar el camino que traía la Segunda República y reconózcanlo, eso nos trajo mucha paz social.    A la izquierda: si quieren seguir empujando transformaciones deben recordar que el “enemigo” no es el gobierno, sino el poder económico y político que tienen los sectores conservadores de este país que no quieren que nada se mueva con sentido social o progresista.

Veo a Costa Rica con estabilidad, con paz, con las atribulaciones propias de una nación viva y activa, pero no veo a la vuelta de la esquina cambios muy tremendos. El suelo está bien parejo, no vale la pena brincar demasiado. Si brincamos más de la cuenta podemos, ahí sí, causar desórdenes que no nos harán bien, que no le harán bien a nadie. Dejémonos de pasiones locas o cantos de sirena, que la cosa aquí está bien tranquila.

Quizá si comprendiéramos que la gran perdedora de las elecciones pasadas fue la corrupción podríamos encarrilarnos hacia metas más altas y ambiciosas;  pero si entendiéramos que cada día que pasa y que esta nave no se mueve ni para atrás ni para adelante,  crece el desencanto, la desconfianza,  la desmotivación y la apatía de la ciudadanía, tendríamos suficientes motivos para preocuparnos.

¿Qué nos toca hacer a cada uno? ¿A cada una?

Preguntas para las que al menos yo, no tengo por ahora ninguna respuesta, ni siquiera personal.

 

About the Author

Julia Ardón